¿Qué es?

El acoso escolar es un tipo específico de violencia que se diferencia de otras conductas violentas que un alumno/a puede sufrir o ejercer en un determinado momento, por formar parte de un proceso con cuatro características que incrementan su gravedad:

  1. No es un hecho aislado. Se repite y prolonga en el tiempo, pudiendo hacerse más grave.
  2. Existe una desigualdad entre acosador/a y víctima. Generalmente la persona que acosa tiene el apoyo de un grupo que le sigue, mientras que la víctima está sola e indefensa, y no puede salir por sí misma de la situación de acoso.
  3. Las personas que rodean a quien agrede y a las víctimas suelen desconocer las agresiones o se muestran pasivas ante ellas, lo cual mantiene dicha situación de agresión. Si intervinieran en cuanto suceden las primeras manifestaciones de violencia, no se repetirían.
  4. Implican varios tipos de conductas violentas, iniciándose generalmente con agresiones de tipo social y verbal e incluyendo después coacciones y agresiones físicas.

Tipos de conductas acosadoras

Entre las conductas que las personas acosadoras dirigen a la víctima pueden distinguirse los siguientes tipos:

  • Exclusión: es ignorada/o sistemáticamente, se le impide participar y se le aísla intencionadamente de las interacciones entre iguales.
  • Agresiones verbales: con insultos, burlas, motes, así como otras formas de ridiculizar. Cuando la víctima pertenece a un colectivo que es objeto de discriminación en el conjunto de la sociedad (por ejemplo, una minoría étnica) esas agresiones verbales dan origen a acoso racista, xenófobo, homófobo o sexista. En ocasiones, estas agresiones verbales giran en torno a dificultades de la víctima, como tener una menor agilidad o alguna necesidad especial. En otros casos, por el contrario, se ridiculizan cualidades de la víctima valoradas por la sociedad: rendimiento académico, respeto por las figuras de autoridad o tener una apariencia que suscite envidia.
  • Agresiones contra sus propiedades: escondiéndole, rompiéndole o quitándole cosas.
  • Agresiones físicas: golpes, pellizcos, arrogar objetos, empujones, etc.
  • Coacciones: obligar a hacer algo que no quiere con amenazas, como traer dinero u objetos, hacer trabajos o participar en situaciones que no desea.
  • Acoso sexual: ya sea con frases o insultos que ofenden sexualmente, u obligando a participar en situaciones de carácter sexual por medio de coacciones.
  • Móvil e Internet: agresiones ejercidas a través de redes sociales (Tuenti, Facebook, etc.), correo electrónico, Messenger, blogs, sms, llamadas con número oculto, grabaciones, etc. A través de montajes fotográficos, vídeos o textos que agreden o dañan a la víctima.

La violencia es utilizada por las personas agresoras como una forma destructiva de demostrar su poder, sobre una víctima que creen no puede defenderse, y que generalmente perciben como indefensa por parte del sistema social en cuyo contexto se produce el acoso. Por eso, la impunidad, la minimización y la conspiración del silencio que ha rodeado tradicionalmente a estos tres tipos de violencia se convierten en sus principales aliados.

¿Estás sufriendo acoso escolar?

Los síntomas que puedes sentir son:

  • En la escuela: sufrir burlas, bromas desagradables, motes, insultos, te molestan, te ves involucrado/a en discusiones y peleas en las que te encuentras indefenso/a y en la que siempre acabas perdiendo, a la hora de jugar te eligen al final, te gusta estar cerca de algún profesor o profesora en el recreo, no tienes amigos, etc.
  • En clase: tienes dificultades para hablar, te muestras con inseguridad y/o ansiedad, estás contrariado/a y triste, cada vez sacas peores notas…
  • En casa: llegas a casa con la ropa estropeada, con los libros sucios o rotos, dices a tu familia que has “perdido” objetos y/o dinero, tienes discusiones porque no quieres ir a la escuela o pides que te acompañen, evitas estar en determinados lugares, determinados días o clases, haces caminos ilógicos para ir a la escuela por miedo, no te invitan a casa de otros, tienes pesadillas, trastornos psicosomáticos, señales de golpes y arañazos, cambios súbitos de humor, etc.

Consejos para las víctimas del bullying

Si estás siendo víctima de agresiones (físicas o verbales) por parte de alguno/a o algunos/as de tus compañeros/as, aquí tienes algunos consejos sobre lo que puedes hacer para acabar con esa situación:

  • Ignora a la persona que te agrede.
  • No llores, ni te enfades, ni muestres que te afecta.
  • Responde al agresor/a con tranquilidad y firmeza.
  • Si puedes, intenta ironizar o tratar con humor lo que te diga.
  • Aléjate o corre si es necesario.
  • Vete a un sitio donde haya una persona adulta.
  • Si eres una víctima constante de agresiones, es muy importante que hables con alguna persona adulta. Eso no es acusar, sino pedir ayuda a las personas que te quieren cuando las necesitas. Comienza con tu padre y tu madre. Intenta que ellos hablen con alguien del colegio, pero no con la familia de quien te agrede.
  • Si sientes que no se lo puedes contar a tus padres o que no pueden ayudarte, habla con otra persona adulta en quien confíes, como profesoras/es o director/a del colegio o instituto. Si no quieres hablar de ello con nadie a solas, pídele a un/a amigo/a o hermano/a que te acompañe, o quizás te ayude llevar a alguien que te haya visto cuando te agreden.
  • Deja claro a la persona con la que hables que la situación te afecta profundamente, sobre todo si eres víctima de agresiones verbales, ya que a veces las personas más mayores no las consideran importantes y, sin embargo, son las que más daño pueden hacer.
  • Si sientes que no puedes decir nada a nadie, trata de escribir una carta explicando lo que te pasa. Dásela a alguna persona adulta en quien confíes y guarda una copia para ti.

Recuerda:

  • no tienes la culpa de ser agredido/a.
  • No tienes que hacer frente a esta situación tú solo/a. Pide ayuda.
  • Recuerda que es el agresor/a quien tiene un problema, no tú.
  • Trata a los demás como quieres que te traten a ti. Ayuda al que lo necesite y así, cuando tú necesites ayuda, te ayudarán.

Más información

Puedes encontrar más información sobre el tema en la guía: El acoso escolar y la prevención de la violencia desde la familia.

 

¿Tienes dudas? Participa en los foros.