Se trata de situaciones en que se producen comportamientos verbales, no verbales o físicos no deseados de índole sexual con el propósito o efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo.

El 18,3% de las mujeres españolas trabajadoras ha vivido a lo largo de su carrera profesional alguna situación de acoso sexual. Esto significa que dos de cada diez trabajadoras sufren o han sufrido a lo largo de su vida laboral comportamientos de naturaleza sexual molestos u ofensivos. Los comportamientos a los que se hace referencia y el porcentaje de mujeres acosadas que han sufrido alguna de estas situaciones son las siguientes:

  • Invasión del espacio físico por parte de compañeros o jefes (61% de las mujeres acosadas)
  • Presiones para mantener relaciones o salir juntos (9% de las mujeres acosadas)
  • Extorsión de superiores para obtener mejoras a cambio de relaciones sexuales (11,8%)
  • Roces o tocamientos por parte de compañeros, jefes o clientes (15,5%)
  • Asalto o agresión sexual por parte de alguien del trabajo (2%)

Si además se tienen en cuenta y se contabilizan un conjunto de comportamientos bastante frecuentes como los chistes de contenido sexual, la exhibición de imágenes pornográficas y los comentarios sobre el cuerpo y la vestimenta de las trabajadoras, que otros estudios catalogan como “acoso leve”, la cifra alcanza la mitad de la población femenina ocupada en España.

Se debe exigir a los empresarios y a los responsables del acceso a la formación, que adopten medidas para prevenir todas las formas de discriminación por razón de sexo, y en particular, el acoso y el acoso sexual en el lugar de trabajo.

Puesto que el acoso sexual constituye un riesgo para la salud y la seguridad, los empresarios tienen la responsabilidad de tomar medidas para reducir al mínimo este riesgo, al igual que hacen con otros peligros.

Como el acoso sexual a menudo supone un abuso de poder, es posible que los empresarios sean responsables del uso indebido de la autoridad que han delegado.

Si quieres ampliar información sobre el tema, te recomendamos esta Guía de acoso sexual en el trabajo.

 

¿Tienes dudas? Participa en los foros.