Hemos salido a la calle a preguntar a jóvenes diversas cuestiones relacionadas con la violencia. De la mano de la realizadora Esther Pérez de Eulate, preguntamos por la construcción de la masculinidad en torno a la violencia, la limitación emocional que eso supone, la normalización de la misma y la forma en la que afecta a nuestras relaciones con otras personas. Estas son las respuestas que obtuvimos.

Pero no nos quedamos ahí. Además, decidimos preguntarles sobre las masculinidades tóxicas y sobre el coste que eso tiene para la sociedad y para los propios hombres.

Este ejercicio de reflexión esperamos que sirva para hacer ver que la verdadera valentía está en plantarse ante el machismo, combartirlo por todos los medios posibles, en dejar la violencia atrás y en concebir nuestra masculinidad alejada de modelos tóxicos que tanto daño hacen. Creemos que como hombres tenemos una responsabilidad y que el silencio ante actitudes machistas nos hace cómplices de ellas. Por eso, desde aquí os animamos a ser valientes y a plantaros frente al machismo.